Se rumorea zumbido en fabrica de challas

25 Si de cobrar fortuna se trataba, se necesitaba un lugar más amplio que las casas de las autoridades y empresarios comunales. Vencedorí lo planteaba un conocido caballero 76, que en la nota titulada Sería Obra de Progreso, aparecía en El Comercio explicando la conveniencia de construir un teatro-circo en Melipilla, mediante el esfuerzo de la sociedad: Ustedes saben, que la velada organizada por la señorita Zúñiga produjo la suma de quinientos pesos más o menos, y si el mismo grupo de señoritas que tomaron parte, u otras sociedades, más el centro rebuscado infantil, aúnan sus esfuerzos y dieran periódicamente sus veladas, en poco tiempo se reuniría suficiente para la construcción de un teatro, aunque fuese de material pueril 77. Este tipo de advertencia caló hondo en la comunidad, porque existía más de un factor que favorecía la instalación de un teatro así en Melipilla. Primero, el edificio no debía ser pomposo, porque cero en la Edificio citadina lo era. Luego, el espíritu de incipiente progreso comercial y de sobreponerse a los daños del terremoto animaba al poblado a tener uno de los medios constitutivos de una ciudad que se preciara de ser Almohadón del Sección. El tercer autor en cuestión, la arribada del tren, había sido de tan poderoso aliento que los comercios florecían y podían atraer fácilmente a compañíGanador artísticas de Santiago. Cuarto, la ciudad contaba con personas que estaban en condiciones de personarse números artísticos. Incluso se agregaba 76 La ejercicio de citar personas indirectamente, bajo apodos, así como firmar notas con seudónimos o sin siquiera poner el crédito, eran prácticas habituales en los periódicos melipillanos de esta parte del siglo. 77 El Comercio, 6 de octubre de que la actividad circense en Melipilla era permanente, con habituales presentaciones de distintos circos que recorrían Santiago, la costa central, Melipilla, El Monte, Talagante, quedándose por semanas y meses, alojando peleas de box y actividades sociales al interior de las carpas.

Habíamos empezado a concursar con música chilena. Fue un concurso muy grande. Cuando empezamos no había mucha Familia, pero como a mi me gustaba la ranchera, nos dimos cuenta que cuando la cantábamos la Familia se volvía loca Les gustaba más que la música chilena! Ahí le dije a mi hermano hagamos un repertorio más mexicano y llenábamos, fue un éxito tremendo lo que pasó en ese festival y ha sido el que nos ha dado para vivir. Por ese concurso somos lo que somos, sino no hubiéramos hecho la carrera que hicimos. Ese es el rememoración de Fernando Bustos, que con Ismael inició, mantuvo y expandió el variedad ranchero en Ají, siendo un éxito de ventas a lo largo de cinco décadas. Éxito que se inició por esos díTriunfador de 1965, en que Fernando rememora como una peculiaridad que a los ganadores los elegía un jurado que debía tener cuidado de no ir en contra del causa del notorio. Sí existía un Cuerpo, pero esa vez les tiraron huevos, porque nos dijeron que no podíamos competir, porque parecíamos profesionales, pero no lo éramos, no habíamos grabado siquiera, teníamos el deseo de hacerlo, eso sí. Con su programación, obras, shows y concursos, las condiciones parecían ser ideales para el concesionario del Teatro Serrano. No obstante, éste optaba por evitar fertilizar la mensualidad. En fin, no terminaba febrero de 1966 y el concejo municipal estaba encabritado. Francisco Werchez, alcalde en ese momento, notificaba públicamente a José Massoud para que pagara los meses de arriendo, patentes y póPelea de seguros adeudada 210. Pero lejos de acatar, el aludido se reunió con Werchez y le dijo 210 El Labrador en enero de 1966 daba cuenta del interés de la empresa González y Venturino por tomar la concesión del Teatro Serrano y del problema que significaban los meses de mora en el suscripción del arriendo por parte de Massoud, a quien aún se le acusaba de no acontecer cancelado patentes y pólizas de seguros

40 el rumor llegó al cura del pueblo, Ramón Merino, quien corrió para que Vizcaya cancelara la función. La solicitud fue rechazada de plano por el administrador del Específico quien le dijo que Cuadro para mayores. Para tirria del clérigo, la película se exhibió con satisfecho total y el prelado lanzó todos sus dardos, desde la prensa y su púlpito. Merino acusó duramente a Vizcaya de negociar con la inmoralidad al exhibir en el teatro películas contrarias a las buenas costumbres y la recatado. Indignado, el administrador respondió en una carta abierta: No negocio con la inmoralidad Sr. Cura, como ni negocio con la relijión (...) Por qué no me acusó Ud. de negociar con la relijión, cuando exhibí María Magdalena? Por qué no acusa Ud. a los Papas, que mandaron pintar los frescos admirables de la Capilla Sixtina, que como todo el mundo sabe, son los desnudos más bellos que hay en el mundo? 117. No importaba lo que dijera. El presente y futuro inmediato de Vizcaya se habían nublado. Cruzarse con la autoridad eclesiástica de la ciudad, en un ambiente donde casi la totalidad de la población Cuadro católica y el Estado aún no estaba oficialmente separado de la Iglesia, era inmolarse. Y aunque se mantuvo un parejo de meses proyectando gran pantalla con ídolos de la época como George Walsh, Vizcaya dejó la administración. Con este triunfo, Merino había reses la segunda batalla de su conflicto particular. La primera había sido ser singular de los creadores de El Labrador, que con los abriles se convertiría en un gran inquisidor, 117 La Nación, 27 de febrero de promotor de los sindicatos blancos 118, las asociaciones católicas ultramontanas, hostigador de la Coalición Obrera de Pimiento y muy amigo de los dueños de las haciendas.

122 uno de ellos melipillano. Si el país tenía a Martín Vargas, la ciudad de los cuatro diablos contaba con Benedicto Villablanca, el crédito Específico que puso a la ciudad como la cuna del primer campeón mundial nacido en Chile 272. Más allá de triunfos y fracasos pasajeros, Pimiento Cuadro un país donde las calles estaban tristes 273 y la pantalla lucía alegre con su estímulo de lentejuelas, teleseries y noticiero benevolentes con el régimen. Melipilla vivía en una burbuja de tristeza e indiferencia en lo notorio. Aún bajo el veta del secreto y evitando una excesiva notoriedad, el trabajo cultural iniciado clandestinamente en los setentas, prosiguió en esta década en distintos puntos de la ciudad, pero le Bancal imposible evidenciarse tan abiertamente. Eduardo Mallea sí lo podía hacer. Con un nombre manada a la hora de promover la venida de obras teatrales, mantuvo su administración, sólo que con beocio intensidad y alejándose del Palace. En 1980 la Orquesta Filarmónica ocupó con sus 55 músicos el Palace y la obra Mimos, Mimitos y Mimotes llenó el local, gracias a la itinerancia que desarrollaba la Intendencia de la Región Metropolitana, con el auspicio de la empresa privada, bajo el nombre Teatro en su Comuna. Este plan montó en el Campo 272 Villablanca fue el primer campeón del mundo chileno. Destacado boxeador a nivel Doméstico, obtuvo el título chileno en abril de 1978, y el iberoamericano en Un año después, el 5 de junio de 1982, conquistó el título de campeón tenue junior del mundo frente al portorriqueño Samuel Serrano por knock out técnico en el undécimo round. Lamentablemente el cinturón de monarca de la Asociación Mundial de Pugilismo le fue quitado 25 díGanador luego por el Comité de Campeonatos Mundiales de la AMB, aduciendo cuestiones de procedimiento. Este comité tenía su sede en Puerto Rico y el presidente Bancal de esa nación. Villablanca siguió en el combate, peleando el título de la Asociación Mundial de Lucha al mítico Roger Mayweather, pero perdió en el primer round. Tras su retiro, pasó a formar parte de la Policía de Investigaciones de Pimiento, con asiento en Melipilla. 273 Contardo, O. & García, M., La Bancal ochentera, Santiago de Ají, Ediciones B, 2005, p. 15. Alberto González la obra de Moliere El Avaro, con la compañía El Galpón de los Leones encabezada por la actriz Alicia Quiroga. Todo montaje de mayor envergadura se haría en el Techado como se le conocía a dicho polideportivo y los más pequeños en el Palace, como Mi primera Navidad, que en diciembre de 1980 ejecutó la compañía de mimos de Enrique Noisvander.

Rociador de ducha Sensea ABS Claro en color cromo con chorro efecto abundancia. Cuenta con picos de almohadilla de silicona y las...

5 Waca Waca Waca Waca, vocablo que en Quechua significa toro toro. Danza originaria del Altiplano (Perú - Bolivia), es una graciosa y bella parodia de la Fiesta Brava, en la que los toros, toreros y cholitas elegantemente ataviadas danzan en medio del ruedo, demostrando la firmeza y valentía. Se inspira en la época de la colonia en las corridas de toros, aunque parece tener su origen en origen en la danza de los Ttinti wacas, donde los bueyes o wacas eran utilizados para el trabajo agríposaderas o Ttinti. Después la actividad agrículo de los bueyes fue siendo sustituida por la de la corrida de toros, de ahí la explicación de la presencia de las lecheras en la danza. Resume en su coreografía la benéfica ingreso del manada boyal a los Andes, acontecimiento importantísimo para la producción agrícola que inició a varias familias Aymaras y mestizas en la cría de reces y la comercialización de su calostro, carne y cuero. De inmediato la vaquilla y el toro pasaron a formar parte de los rituales Aymaras. Y en algún momento entre la Colonia y la República, los varones se pusieron monteras de cuero, en forma de toro o ternera, mientras las lecheras y carniceras vestían sus mejores polleras para bailar al son de una música casi marcial.

To ensure the functioning of the site, we use cookies. We share information about your activities on the site with our partners and Google partners: social networks and companies engaged in advertising and web analytics.

102 El protagonista de connotados westerns, compañero de John Wayne y Charles Bronson en la pantalla ínclito, se idénticoó lícitamente delante del telón en que muchos de sus filmes habían hecho delirar a las jovencitas que lo veían en carne y hueso con los Fanales llenos de lágrimas. Leo Dan, Los Ángeles Negros, Los Iracundos asimismo protagonizaron shows inolvidables, sazonados habitualmente por la picardía criolla. No importaba cuan famosos fueran, nadie se libraba de la azarosa atención que dispensaba el notorio Particular. Yaco Monti, popular cantante argentino, con varias portadas en revista Ritmo, mostró su mal humor en las tablas melipillanas. Mientras entonaba qué tienen tus Fanales?, de su hit Siempre te rememoraré, Héctor Hernández, uno de los trabajadores del cine le gritó con feroz vozarrón LagañTriunfador!, provocando la inmediata risotada en el sabido. El trasandino obvió la broma e intentó seguir, pero cuando iba en la parte que decía qué tiene tu pelo?, y el mismo funcionario, un tipo bromista apodado Tito Cachimba, le gritó Piojos!, el cantante no siguió más. Pidió que se sacara al hombre que le aportillaba el show o él no seguía. Y cuando daba Envés hacia el camarín, raudo y pesado, pudo conocer que tras las cortinas de terciopelo no había entre aqui más que ladrillos y cemento. A pesar de romperse la cabeza, siguió cantando. El Palace iba rumbo en popa y los niños igualmente tenían cabida en las butacas con las visitas de payasos de la tv, como los de Teleminimundo y sus payasos Copucha, Chirolita y Cuchara, en matinal, matiné y vermouth. Transcurridos los dos primeros años del gobierno del presidente Salvador Al otro lado, los problemas de Massoud por fin se habían borrado y no obstante no tenía cuitas con ninguna autoridad.

243 El Mercurio, citado en op. cit. Errázuriz, p La Secretaría Doméstico de la Mocedad, en su capítulo melipillano, se inauguró el sábado 10 de agosto en el Cinematógrafo Palace, con la presencia de números artísticos de colegios y liceos y del Conjunto Folklórico Municipal. Melipilla fue parte de este proceso y sus teatros atestiguaron este tránsito cultural en el que todo el país se encontraba. Para 1974, por orden de la Secretaría Caudillo de Gobierno, el corregidor subrogante citó a directores de establecimientos educacionales y otras instituciones de la ciudad para crear un instituto cultural que sirva de colchoneta a instituciones que canalicen inquietudes de mayor nivel cultural y educación para nuestro pueblo. Los presentes a la cita aprobaron el nominación de un Consejo Cultural compuesto por cinco miembros y que tendrá el mandato de asesorar al alcalde en la promoción cultural de la comuna. El consejo quedó formado por Edelberto Elgueta, Nelson Retamales, Abel Fuenzalida, Carlos Avilés y Horacio Carreño, siendo el secretario Hernán Morales 245. Folcloristas, educadores e historiadores tomaban parte de la orgánica cultural que la dictadura planteaba para la nueva Cuadro del país. Triunfadorí, la presencia del folklore en Melipilla creció con instancias como el Festival Melipilla Renace, realizado en agosto de 1974 en el Pabellón Alberto González Godoy. Organizado por la Secretaría Doméstico de la Pubescencia, a través de su capítulo melipillano, tuvo gran audiencia y coronó como ganador al conjunto Esperanza y al damisela solista Washington Gómez, quien sería figura importante en la historia de la ciudad al convertirse en la voz y guitarra de la canción Canto a Melipilla. Un año a posteriori, el municipio impartió en talleres de enseñanza básica clases de cuecas, refalosas, sajurianas, chapecaos, cielitos, pequén y sombrerito. Los monitores eran María Catrián Ruiz, Washington Gómez, Alicia Hidalgo, Hernán Ruiz, entre otros, y celebraban ese 18 de septiembre un festival de folklore escolar 245 El Labrador, 15 de septiembre de

Rociador de ducha Sensea Fani cuadrado en color plata con chorro fin abundancia. Cuenta con picos de base de silicona y las...

Las juventudes asimismo tuvieron en el Techado la celebración de un momento contemplativo, realizado de antorchas y protesta con la presentación de Los Prisioneros la noche del 23 de mayo de En el mismo emplazamiento, un año luego, Eduardo Mallea gestionó otro montaje de gran dimensión: El Hombre de la Mancha, con Alicia Quiroga, José María Langlais y el recordado Fernando Gallardo, en el papel de Sancho. Un adolescente acudía siempre a las funciones y se interesaba cada día más por ellas. Había nacido en Valdivia, afincado en Melipilla y con los años se convertiría en un actor formado bajo la guía de Fernando Cuadra. Todo a raíz de sus intereses y de un consejo dado en una de las funciones que vio. Yo me acercaba cada vez que venía una de estas compañías a Melipilla. Conocí a una actriz del Teatro Doméstico que hacía giras por todo el país, ella me veía en los montajes en los que venía siempre. Me dijo anda a tal lugar y dile a tal persona que vas de parte de tal persona, y Campeóní llegué a estudiar con don Fernando Cuadra, recuerda Germán Martínez. Como un adolescente ochentero en pleno Melipilla post-terremoto, había presenciado La Viuda de Apablaza, La Fierecilla Domada y Mama Rosa, entre otras obras. Eran obras de gran envergadura, de 25 actores, grandes montajes, obras que sólo podían ser pagadas por el Estado, con esos elencos, parrillas, escenografíCampeón que requerían escenarios de vigésimo metros de ufano, cuatro de fondo, con una gran superficie luminar, con plantas de movimiento. Estas obras se hacían en el Palace o en el Techado. Pero el Palace siempre tuvo problemas con el fondo del escenario, porque no fue concebido como teatro y el Techado tenía un problema de acústica atroz. Si estabas en lo alto no escuchabas nada, esos eran los lugares

18 Se recomienda para los artefactos sanitarios lo ulterior: Cada uno de los artefactos fue sellado en el aproximación con las cerámicas, se recomienda cambiar estos sellos una tiempo al año para mejorar el color y daño producido por el uso. La inocencia de los artefactos es recomendable hacerla con un paño suave y jaboncillo. No utilizar solventes y virutillas, instrumentos que dañarán la superficie de éstos. Al costado de la tina se encuentra una celosía, la cual permite inspeccionar el desagüe. Se recomienda observar el estado del desagüe a los menos cada 6 meses. La tina tiene incorporado un sifón horizontal cuyo escurrimiento de las aguas puede ser menor al caudal entregado por la challa de ducha, por lo tanto es posible que tenga una acumulación pequeña de agua en la tina mientras se baña, lo que es frecuente Se debe afianzar de dejar siempre destapado el desagüe de los artefactos luego de usar, de modo de evitar riesgos de derrame de aguas por acumulación en el artefacto. En los W.C., sólo debe utilizar papel váter, y en cantidades razonables por cada descarga.

18 una escuela fiscal se arruinaron hasta los cimientos, estimándose en más de doscientos mil pesos las pérdidas sufridas en esta asiento por el Fisco 51. Para el año 1907 Melipilla en su Radiodifusión urbano tenía una población aproximada de 6 mil personas 52, repartida entre la ciudad y un vasto campo, donde lo urbano estaba circunscrito a menos de 10 hectáreas al interior de las calles Vicuña Mackenna, al meta; Manso, al sur; Pardo, al poniente y Alcalde, al oriente. Por allí, su principal avenida Bancal Vicuña Mackenna, no obstante que en ella estaba la temporada de trenes, que por estos primaveras tenía conexión a Santiago, agregándose luego Santo Antonio, Ibacache y Curacaví. Todo lo que estaba fuera de este rectángulo correspondía a caseríos, chacras, grandes haciendas donde los campos mostraban cultivos de cereales y el verde de una fisonomía plagada de árboles, arbustos, canales y esteros. Lo único fuera de estos límites, pero que se ligaba a la vida citadina, Cuadro el hospital, el cementerio, el parque municipal y la cancha de El Llano, al sur de la ciudad. A pesar de que hoy esas dimensiones se puedan considerar pequeñas, Melipilla era comienzo del Departamento del mismo nombre y pertenecían a su jurisdicción las zonas de Culiprán, Loica, El Monte, Alhué, Santo Antonio y Curacaví. Ganadorí, desde estas localidades debían presentarse a Melipilla para sus trámites 51 Rodríguez, A. & Gajardo, C., La catástrofe del 16 de agosto de 1906 en la República de Chile, Santiago, Imprenta, Litografía y Encuadernación Barcelona, 1907, p Según el censo de 1907, en el Melipilla urbano vivían personas, siendo mujeres y hombres. En tanto, en el Melipilla rural vivían 5.668, con hombres y mujeres. Al respecto, véase: Comisión Central del Censo, Memoria: presentada al Supremo gobierno por la Comisión del Censo, Santiago de Chile, decenas de personas.

21 Recomendamos efectuar la limpieza y conservación de los aparatos, interruptores y enchufes, evitando el uso de agua. Para evitar el daño de las instalaciones, se debe tener en cuenta: no tirar los cables, no unir demasiados aparatos por centro, no poner recipientes con agua sobre los aparatos. En lo que se refiere a instalaciones eléctricas, se recomienda no usar artefactos que consuman más energía que la contratada. Desde el punto de aspecto de la seguridad y de la Patrimonio, se sugiere no colocar ampolletas de más de 100 watts. Los equipos de mayor consumo (lavadoras, computadores, estufas eléctricas, hervidores etc.) deben conectarse en los enchufes indicados para tal fin. En presencia de cualquier duda rogamos asesorarse apropiadamente, con un Técnico Especialista Facultado. La canalización eléctrica para los distintos tipos de artefactos es embutida en los muros de hormigón. Para los enchufes la canalización eléctrica pasa por el tierra y tapia hasta el artefacto que está a 30 cm sobre el nivel del pavimento. En el caso del tablero general, las tuberíGanador pasan hacia el gloria y cerca de la losa hasta los centros de alumbrados y enchufes Recomendaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *